DMMszGNXcAAMrrl.jpg large

Delia Ferreira Rubio Matilde fue elegida presidenta de Transparencia Internacional, movimiento global contra la corrupción, en su Reunión Anual de Miembros en Berlín.

Rueben Lifuka fue elegido como vicepresidente, junto con siete nuevos miembros de la junta. Todos cumplirán un periodo de 3 años.

“La globalización y la tecnología han cambiado la naturaleza de la corrupción. El rol de Transparency International es hacer frente a este mundo cambiante. Nuestro trabajo será guiado por nuestros sólidos principios de transparencia, integridad y responsabilidad. Debemos pasar del dicho al hecho y en esto lideraré” dijo Ferreira Rubio.

Ferreira Rubio es de Argentina y fue presidenta del capítulo argentino de Transparency International, Poder Ciudadano. Ha servido como consejera principal de representantes y senadores en el Congreso Nacional Argentino y ha asesorado al Comité Constitucional tanto de la Cámara de Representantes como del Senado. Ferreira Rubio tiene un doctorado en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y es autora de numerosas publicaciones sobre cultura democrática y ética parlamentaria. Fue miembro de la junta internacional de Transparency International desde 2008 hasta 2014.

Rueben Lifuka es de Zambia y es arquitecto y consultor ambiental. Es fundador y director de la consultora Dialogue Africa y presidente del Consejo Nacional de Gobierno del Mecanismo de Revisión entre Pares de África en Zambia. Fue designado por el presidente de Zambia a hacer parte del comité técnico responsable de redactar la nueva constitución del país. Lifuka trabajó en la Junta de Transparency International desde 2008 hasta 2014 y fue presidente de Transparency International Zambia de 2007 a 2012 y reelegido en 2017.

Las elecciones se llevaron a cabo con representantes de más de 100 capítulos. El Consejo Asesor del Movimiento y miembros individuales se unieron en la Reunión Anual de Miembros para discutir sobre su trabajo en todo el mundo.

Los nuevos miembros de la Junta son:

Robert Barrington es el director ejecutivo de Transparency International UK, cargo que ha ocupado desde 2013. Dentro del capítulo, ha liderado campañas para crear leyes claves contra la corrupción, incluida la Ley de Soborno del Reino Unido. Antes de unirse a TI, Barrington fue el CEO europeo de Earthwatch, una organización mundial medioambiental.

Karen Hussman fue uno de los primeros empleados de Transparency International después de su fundación en 1993. Karen ayudó a crear los primeros capítulos nacionales en Europa del Este y América Latina de TI y también, cofundó y presidió Integrity Watch Afganistan. Actualmente, es directora de proyectos de La Fundación Internacional e Iberoamericana en Colombia.

Samuel Kimeu es abogado y activista de derechos humanos y se desempeña como director ejecutivo de Transparency International Kenya desde 2007. A través de este cargo, ha contribuido a las disposiciones de gobernanza en la constitución de Kenia y fue el organizador nacional para la transparencia y rendición de cuentas en el Plan Nacional de Acción de Kenia Plan para los negocios y los Derechos Humanos.

David Ondracka es el Director de Transparency International República Checa y ha trabajado allí desde 2008. Es consultor internacional en legislación anticorrupción, diseño de políticas y gobernanza con 15 años de experiencia profesional en el campo de las inversiones públicas y las reformas de adquisiciones.

Oya Özarslan ha sido presidenta de Transparency International Turquía desde 2008. En esta posición, se desempeñó como copresidente del Grupo de Trabajo contra la Corrupción del C20 durante la Presidencia G20 de Turquía en 2015 y participó en los procesos de revisión de país de Turquía para la UNCAC y convenciones de la OCDE y para GRECO.

Kol Preap fundó Transparency International Camboya en 2010 y ha sido su director ejecutivo desde entonces. Antes de fundar el capítulo de Camboya, Kol llevó a cabo una serie de funciones anticorrupción y buena gobernanza con el Banco Mundial, el PNUD, el Instituto Nacional Demócrata y la Misión Electoral de la Unión Europea en Camboya.

Fuente: Transparency International