• Blindar los recursos que se destinen para los acuerdos es fundamental para la construcción de una paz estable y duradera.
  • Diseñar y adoptar mecanismos de monitoreo e investigación de alertas y hechos de corrupción especial para los recursos económicos del posconflicto.
  • Primer paso en tal sentido, acogido por el presidente Santos: el nuevo “gabinete para la paz” dará un paso hacia la transparencia haciendo públicas sus declaraciones de bienes y rentas.

Acompañar al Gobierno de Colombia en el diseño de mecanismos de seguimiento a los recursos para el posconflicto fue uno de los principales temas tratados durante la reunión que sostuvieron hoy el presidente de la República, Juan Manuel Santos, y el director de Transparencia Internacional, José Ugaz.

Garantizar el correcto manejo de los fondos destinados al posconflicto ha cobrado relevancia en los últimos meses por el interés que despierta entre los colombianos saber que los dineros que se inviertan, especialmente en aquellas zonas a las cuales estarán destinados primordialmente.

El mecanismo propuesto por Transparencia Internacional y Transparencia por Colombia es el de crear una Unidad Especial de Monitoreo e Investigación que esté en capacidad de dar alertas tempranas sobre riesgos y hechos de corrupción…

En ese sentido, y para empezar a tomar acciones claras que respalden los compromisos institucionales en materia de lucha contra la corrupción y gestión transparente, Elisabeth Ungar, directora de Transparencia por Colombia Colombia, hizo un llamado para que integrantes del “gabinete por la paz” sea también el “gabinete por la transparencia para la paz” y hagan pública sus declaraciones de bienes y renta. Por su parte, el mandatario manifestó: “Creo que es una propuesta que podemos acoger, como una señal adicional de compromiso de este gobierno en la lucha contra la corrupción”.

En la reunión sostenida en la mañana de hoy, otro de los temas tratados fue el  estancamiento en la estructura  institucional y la descoordinación institucional necesaria para avanzar en los temas de lucha contra la corrupción.  Por lo anterior, se requiere de una arquitectura institucional fortalecida y sostenible a nivel nacional y territorial, con capacidad política, institucional y económica para responder a las características y dimensiones del problema.