Por cuarta vez el Índice de Transparencia Departamental evaluó 32 gobernaciones y 32 contralorías departamentales.  Los resultados de la evaluación muestran una institucionalidad departamental débil, plagada de fallas en el diseño de su proceso de gestión. Esta situación eleva la posibilidad de que la misión de estas entidades no se cumpla y que se arriesgue la gestión de los recursos públicos.

La metodología que se utilizó en esta oportunidad ajusta los parámetros de la medición e incorpora varios de los desarrollos normativos asociados al proceso de reforma del Estado que lideró el presidente Juan Manuel Santos en 2011 y 2013.

Descargar el informe aquí.