Organizaciones Brasileñas cuidan el presupuesto público

Presentación de casos de control ciudadanos a presupuestos públicos en Brasil tomados de la publicación Global Stock-Take of social accountability initiatives for budget transparency and monitoring del Banco Mundial.

Autora Mélany Flórez D’La Hoz 29/04/2016

La presente ficha da cuenta de tres iniciativas de control ciudadano en aspectos de presupuesto público en distintos lugares de Brasil. La primera trata de la participación de estudiantes en la supervisión y el análisis de presupuestos de sus colegios. La segunda experiencia evidencia el seguimiento de una plataforma de la sociedad civil brasileña de los gastos ejecutados por el Banco de Desarrollo en Brasil. La tercera cuenta la intervención de organizaciones de la sociedad civil en la planeación del presupuesto público nacional dedicado a la alimentación.

Estas iniciativas fueron difundidas en 2013 por el Banco Mundial en la publicación Global Stock-Take of social accountability initiatives for budget transparency and monitoring.

Esta publicación del Banco Mundial (BM)2 fue lanzada en el 2013 luego de que cerca de 60 miembros del equipo de trabajo del BM revisaran literatura, publicaciones de internet y páginas oficiales de 12 organizaciones de la sociedad civil, e identificaran y documentaran 95 estudios de casos de 53 países relacionados con control ciudadano a presupuestos públicos.

Son tres casos brasileños que demuestran que cuando los presupuestos se hacen públicos disminuye la posibilidad de desviar las decisiones políticas hacia intereses particulares y en los cuales la sociedad civil organizada –mediante el seguimiento a los presupuestos públicos– ha tenido incidencia en el Gobierno desde tres escenarios diferentes: desde las escuelas, con la capacitación a jóvenes; desde una plataforma de organizaciones y movimientos sociales que impulsó el acceso de la ciudadanía a la información de una entidad prestigiosa (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social), y desde un Consejo Nacional de Alimentación y Nutrición que asesoró al Gobierno en estos temas.

La primera experiencia brasileña, tomada de la publicación del BM, Trabajando con escuelas públicas para promover derechos humanos y mejorar presupuestos transparentes, se realizó en 2007 por el Instituto para Estudios Socioeconómicos (INESC), una organización no gubernamental, sin fines lucrativos, no partidaria y con finalidad pública, creada en 1979, en la cual se lanzó el Movimiento por los Derechos de los Adolescentes para enseñar a los jóvenes de diferentes comunidades en las afueras de Brasilia (capital de Brasil), por un lado, cómo participar en discusiones acerca de sus derechos y, por otro, cómo son afectados por los presupuestos públicos.

Para el desarrollo de la experiencia, se realizaron talleres con 500 estudiantes de 10 escuelas en aspectos relacionados con derechos humanos, participación democrática y presupuestos públicos, y fueron capacitados para convertirse en escritores, fotógrafos e ilustradores de la revista Descolad@s bajo la consigna de “Con el ojo en el presupuesto”. Como resultado, los estudiantes capacitados participaron en la supervisión y el análisis de presupuestos de sus colegios y en 2012, 200 de ellos residentes de Cidade Estrutural se reunieron con el Comité de la Copa, una entidad creada para monitorear los gastos de Brasil en la Copa Mundial de Futbol 2014.

Esta experiencia deja como lección que capacitar a los jóvenes es importante para la construcción de una ciudadanía que realice seguimiento efectivo a proyectos de transparencia, y que es un incentivo para que desde temprana edad se formen ciudadanos conscientes de que el monitoreo de presupuestos les provee de pruebas y criterios para exigir a su Gobierno mejor calidad en infraestructura y servicios.

A diferencia del anterior, el segundo caso de transparencia presupuestaria tomada de la publicación del Banco Mundial trata de un ejercicio de seguimiento y control de los gastos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) (BNDES), liderado por el Instituto Brasileño para Análisis Social y Económico (IBASE). En efecto, el objetivo era mejorar el proceso de gestión en el interior del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), una empresa pública federal brasileña, vinculada al Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior que fomenta proyectos socioambientales, agropecuarios, de infraestructura, entre otros, y que ha sido cuestionado en repetidas ocasiones por la falta de transparencia en su gestión.

Entre 2005 y 2011, el Instituto Brasileño para Análisis Social y Económico (IBASE), una organización de la sociedad civil, fundada en 1981, atendiendo a la necesidad de transparencia en la gestión del BNDES, trabajó en estrategias para hacer el control de gastos al interior de la entidad bajo la iniciativa “Plataforma de sociedad civil trabaja en conjunto para fomentar que el BNDES de Brasil visibilizara sus gastos de dinero”.

La primera acción del Instituto Brasileño fue crear la plataforma BNDES, una coalición de 35 organizaciones de la sociedad civil que lideraría una campaña de presión popular para cambiar las políticas en el interior de este banco, sobre la participación de la sociedad civil en el monitoreo del presupuesto público.

Como resultado de ello, en 2010 dicha plataforma publicó un mapa interactivo sobre proyectos, que incluía descripciones e información sobre su estructura, y contaba con un foro de participación donde comunidades locales afectadas por estos proyectos podían compartir comentarios, videos y documentos sobre el grado de afectación de su ejecución, en la comunidad.

Luego, la plataforma realizó el “Encuentro de las poblaciones afectadas por el BNDES de América del Sur”. Un evento que tuvo participantes de 50 organizaciones y movimientos sociales de Brasil, Ecuador, Perú, Bolivia y otros países en los que el BNDES opera; evento al que asistió el presidente de esa entidad, y en el que la plataforma exigió una mayor transparencia y reforma de la toma de decisiones en el ente financiero.

Una tercera actividad de la plataforma fue la publicación de un boletín con información sobre las actividades de seguimiento de la plataforma de BNDES y sobre las campañas de concientización sobre el papel y las implicaciones que este tiene en el desarrollo de Brasil. Además, IBASE realizó estudios sobre las operaciones del BNDES, para lo cual recurrió a la información de este y datos de otras instituciones de investigación. Así pues, un logro importante del IBASE fue que al actuar como una organización de referencia dentro de la plataforma, para producir y difundir información sobre las actividades fue el líder y el coordinador de la coalición.

De esta manera, se considera como una experiencia exitosa debido a que i) por primera vez en la historia del banco, la información sobre los proyectos que financia se hizo pública y se actualiza trimestralmente; ii) por gestión de IBASE, el banco comenzó a proporcionar información sobre todos los proyectos que habían financiado desde 2008, y iii) después del proyecto, más medios de comunicación informan sobre la actividad del BNDES.

Como lección de la experiencia se tiene que sí es posible que la sociedad civil participe e incida exitosamente en la gestión pública, sobre todo cuando, reconociendo el derecho que tiene al acceso a la información, la exige y pide que los procesos de toma de decisiones sean imparciales y transparentes. Por último, el tercer estudio de caso compartido en la publicación del Banco Mundial, es “Utilizando el análisis de presupuesto para construir un presupuesto de derecho a la alimentación”, una experiencia particular en la que Gobierno y sociedad civil trabajaron en conjunto para disminuir el impacto de una problemática social en Brasil: la hambruna.

Surgió en 2003 cuando fue establecido el Consejo de Seguridad de Alimentación (Consea) para asesorar al Presidente sobre la seguridad alimentaria y cuestiones de derecho a la alimentación. Este Consejo estaba compuesto por 40 representantes de la sociedad civil, 17 de gobierno y 16 observadores no votantes. Entre las principales acciones del Consea se destaca el análisis de los presupuestos de todas las instituciones gubernamentales que tenían responsabilidades para lograr los objetivos de seguridad alimentaria; la identificación de 18 áreas prioritarias de política relacionadas con la seguridad alimentaria y nutricional que conforman el presupuesto de la seguridad alimentaria y nutricional de alrededor de R$ el 27,2 billones (US $ 16,3 billones) y monitorear las asignaciones y los gastos de un número menor de programas prioritarios relaciones con este tema desde 2006.

Como resultado de la experiencia en 2007, cuando fue propuesto el Sistema de Seguridad Nutricional y Alimentaria, el Consea logró que aproximadamente R$ 2,7 billones (US$ 1,6 billones) del presupuesto nacional fueran distribuidos entre los 27 estados de Brasil para apoyar la elaboración de las leyes de seguridad alimentaria en el ámbito estatal. Sumado a esto, se hizo una evaluación desde una perspectiva de los alimentos en la que se identificó que las causas subyacentes del hambre en el país podían apuntar a acciones de gobierno más relevantes que debían emprenderse y ser monitoreadas. Por tanto, es una experiencia que demuestra que cuando la ciudadanía conoce cuáles son sus necesidades y decide participar en la toma de decisiones, puede lograr que el Gobierno priorice sus acciones y logre resultados efectivos y eficientes que mejoren su calidad de vida.

Estas tres experiencias demuestran, por un lado, que cuando hay participación propositiva de la ciudadanía en los procesos de toma de decisiones se logra mejorar los grados de transparencia en la planeación y ejecución de las políticas públicas, y por otro, que cuando se ejerce presión de parte de la ciudadanía para cambiar los inputs en outputs se crea mayor conciencia y acción frente a las problemáticas económicas, políticas y sociales por las que atraviesa determinada comunidad.

Además, de la lectura de actividades y resultados de cada una de ellas, se evidencia que tener ciudadanos informados y capacitados dispuestos a monitorear la transparencia en la inversión de los recursos públicos estimula la publicación periódica y oportuna de información en un lenguaje sencillo y ciudadanizado.

Por último, revelan que si existe una relación transparente entre ciudadanos y funcionarios públicos, o entre estos últimos, se disminuye la posibilidad de obtener beneficios particulares cuando se tomen decisiones de inversión pública.

DESCARGUE EL DOCUMENTO AQUI