La financiación privada es una forma de participación política de las personas naturales y jurídicas que contribuye al fortalecimiento de la democracia, si esta se realiza en el marco del respeto de los principios de la responsabilidad política empresarial.