¿Por qué denunciar?

Los ciudadanos podemos combatir la corrupción a través de la denuncia, una herramienta que permite informar a las autoridades sobre hechos, riesgos, delitos, o situaciones que afectan nuestros derechos fundamentales, con el fin de que estas actúen de manera preventiva o correctiva.

Una cierta disposición para denunciar

Varias encuestas confirman en el país una disposición del ciudadano a denunciar: En 2013, 91% de los encuestados en Colombia afirmaron estar dispuestos a reportar hechos de corrupción. No obstante, la desconfianza y el desconocimiento de los canales de denuncia existentes impiden capitalizar esta oportunidad. [1]

En 2016, el 74% de los encuestados señalaron que si fueran testigos de un hecho de corrupción, denunciarían [2]

En julio 2019, después de 1 año y medio de funcionamiento y de socialización, nuestro centro ALAC identifica un número importante de reportes de casos de corrupción: 391. Lo traduce un importante interés y una cierta confianza de los ciudadanos en denunciar a través de este canal. [3]

Faltaría estudiar con mayor profundidad la causa de este aumento significativo de disposición a denunciar y de las denuncias, pero podemos avanzar diferentes factores: la evolución del marco legal [4], en particular la obligación para las entidades públicas de contar con una dependencia encarga de tramitar y resolver sugerencias y reclamos que los ciudadanos formulan; la promoción y uso de mecanismos de participación y control ciudadano; la mediatización del tema de la corrupción y trabajo investigativo de los periodistas. Sin embargo, otros datos vienen contrastar este diagnostico.

Obstáculos para denunciar

A pesar de la relativa disposición a denunciar, Transparencia por Colombia registra tanto obstáculos como riesgos en el proceso de denuncia. Los obstáculos se relacionan con: desconocimiento de mecanismos de denuncia; ausencia de confianza en los organismos competentes; procesos de investigación y sanción demorados; dificultad en identificación de pruebas y constitución del material probatorio; confusión entre denunciantes y testigos. Luego, se registran los principales riesgos: vulneración a la vida y a la integridad, represalias laborales, afectación a la reputación y honra del denunciante, afectaciones al acceso a la información pública, afectación a la igualdad de oportunidades.

Acompañamiento necesario

Por esa razón, si bien Transparencia apuesta a la denuncia como una herramienta anticorrupción muy valiosa, es consciente de que se debe brindar un acompañamiento jurídico, pedagógico de calidad así que construir un dialogo constante con las autoridades competentes. Es el propósito de ALAC.

[1] Barómetro global de 2013 de la Corrupción, Transparency Internacional.
[2] Barómetro global de 2013 de la Corrupción, Transparency Internacional.
[3] Transparencia por Colombia, Resultados del Centro de Asesoría Legal Aanticorrupción en Colombia 2018, junio 2019.
[4] Ley 1474 de 2011,