Gobernanza Transparente de los Recursos Naturales

WWF unió fuerzas con Transparencia por Colombia, la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS), e Insight Crime, para identificar los hechos de corrupción y criminalidad detrás de los principales impulsores de la deforestación, la degradación forestal y la pérdida de biodiversidad en la Amazonia y el Pacífico colombianos. Los cuatro principales impulsores de estos problemas son la minería ilegal, la apropiación de tierras, la tala ilegal y el tráfico de fauna silvestre, prácticas que están siendo estudiadas en el marco de la investigación ‘Gobernanza Transparente de los Recursos Naturales’ (TGNR por sus siglas en inglés), financiada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Conoce a través de una serie de videos explicativos, qué hechos de corrupción y criminalidad impulsan este fenómeno en el país y lo que podemos hacer desde nuestra cotidianidad para que esto cambie.

Tráfico de Madera

Las zonas afectadas por este fenómeno son foco de grupos armados ilegales y de violencia, en donde las redes criminales participan en la extracción ilegal, el transporte, y la posterior comercialización de especies de madera (algunas de ellas en peligro de desaparecer, como el abarco, la caoba y el cedro) que, en ocasiones, llegan a mercados internacionales.

Minería Ilegal de Oro

La minería ilegal es una de las principales causas de deforestación y contaminación ambiental en Colombia. En el Pacífico, para iniciar las operaciones mineras ilícitas es necesario arrasar amplias áreas de bosque, lo que deja sin hábitat a gran parte de la biodiversidad de esta región. Y, como si fuera poco, durante la explotación, los mineros ilegales utilizan mercurio y otros productos químicos que envenenan los ríos, las especies que viven en ellos, y los humanos cuya alimentación y sustento depende de éstos.

Apropiación de Tierras

A menudo, la apropiación de tierras es orquestada por actores criminales «invisibles», que instrumentalizan a las comunidades locales para cortar y quemar la cubierta forestal con el fin de ocupar  ilegalmente tierras en las reservas forestales protegidas, los parques nacionales y las reservas indígenas de Colombia (tierras que por ley no se pueden disponer, adquirir o embargar). 

Tráfico de Fauna Silvestre

En el país, el comercio ilegal de animales silvestres está controlado en gran medida por redes criminales, que se benefician de la corrupción y las debilidades demostradas por las autoridades. Estos grupos a menudo se basan en el pago de prebendas, el contrabando y la falsificación de documentos para facilitar el transporte ilícito de especies en peligro de extinción, que luego son comercializadas como mascotas, para consumo humano, o, incluso con fines esotéricos, medicinales o afrodisíacos.