La corrupción no es un juego

Llamado de Transparencia por Colombia a las campañas políticas para asumir el tema de corrupción con seriedad, claridad y con propuestas.

Pronunciamiento 003-2022

Bogotá, 18 de abril de 2022

Ante las recientes controversias surgidas en medio del debate electoral y que han estado asociadas a temáticas de corrupción, Transparencia por Colombia hace un llamado a todas las campañas y actores políticos a asumir la lucha contra la corrupción con total seriedad y claridad, teniendo en cuanta los graves efectos que la corrupción genera en nuestro país.

La corrupción en Colombia es un crimen que no solo implica la pérdida de recursos públicos, también incluye una grave afectación a los derechos humanos. De acuerdo con datos de nuestro Monitor Ciudadano de la Corrupción, entre 2016 y 2020 se pusieron en juego más de 90 billones de pesos por causa de la corrupción, y se contabilizaron más de 14 millones de afectaciones a personas que debieron beneficiarse de recursos públicos, pero se desviaron a propósitos particulares. Este informe muestra una afectación directa a niños, niñas y adolescentes, seguidos por estudiantes y población en condición de vulnerabilidad socioeconómica.

Andrés Hernández, Director Ejecutivo de Transparencia por Colombia, señaló: “es valioso que la lucha contra la corrupción haga parte del debate electoral actual en reconocimiento a la gravedad de esta problemática en nuestro país. Sin embargo, no se puede caer en ligerezas al momento de plantear propuestas para luchar contra los corruptos, ni mucho menos insinuar algún grado de tolerancia con la corrupción para conseguir efectos políticos a favor o en contra de algún candidato. Esto debe ser rechazado con contundencia por toda la sociedad”.

Cualquier aproximación seria y de fondo sobre cómo superar la corrupción en Colombia debe incorporar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación integral y la garantía de no repetición, frente a los daños causados por actos de corrupción, tal como lo establece el marco jurídico nacional y la indignación creciente de la ciudadanía frente a actos de corrupción.

Esto implica que las víctimas y la sociedad conozcan la verdad sobre los motivos y circunstancias de los casos de corrupción; que se realicen investigaciones efectivas que esclarezcan los hechos y sancione a los responsables; que se repare a las víctimas de manera adecuada; y que se impida la realización de las conductas que ocasionaron los daños.

Desde Transparencia por Colombia hacemos una invitación a que la discusión sobre corrupción se enfoque en las propuestas que ya han hecho públicas las candidaturas a la presidencia de Colombia. La revisión y discusión sobre estas deben ser retomadas por actores sociales, medios de comunicación, la academia, y muchos otros actores que han hecho seguimiento a la corrupción por años, para seguir construyendo sobre propuestas bien estructuradas que sean de beneficio para el país. En los próximos días daremos a conocer las recomendaciones que tenemos para un nuevo gobierno en materia anticorrupción y aportar así a esta construcción.

“Es necesario evitar que la corrupción sea un tema sujeto a manipulaciones político electorales. La lucha contra esta problemática deber ser un propósito que una a todo el país y no un factor de división”, indicó Hernández.

 

Más información:

Diana Carolina Franco | Comunicaciones Transparencia por Colombia
diana.franco@transparenciacolombia.org.co  | Celular: 3107702419